viernes, 6 de abril de 2012

01/04/2012 Procesión del Cristo de la Misericordia

 

Es extraño que la religión del amor desfile entre soldados que cantan una canción guerrera . Sin embargo hay que reconocer que estéticamente el resultado es tremendamente impactante.

Símbolo de los tiempos y de sus contradicciones, mientras las hermandades transportaban la cruz del sacrificio, una legionaria cantaba con la mirada perdida al frente el estribillo de “El novio de la muerte”:

Soy un hombre a quien la suerte
hirió con zarpa de fiera;
soy un novio de la muerte
que va a unirse en lazo fuerte
con tal leal compañera.

Por un momento, mientras sentía que se me erizaba el cabello, volví a ser el niño que no soy.

 

Publicar un comentario

Noticias sobre Asturias de Europa Press