miércoles, 1 de febrero de 2012

SONETO 11

Ya estoy un poco saturado de tanta política, tanta crisis, tan desgracia.

Y cuando me saturo, me curo con  Miguel Hernández. Os dejo aquí el Soneto 11 de El rayo que no cesa. Uno de mis favoritos:

Te me mueres de casta y de sencilla :

estoy convicto, amor, estoy confeso

de que, raptor intrépido de un beso,

yo te libé la flor de la mejilla.

Yo te libé la flor de la mejilla,

y desde aquella gloria, aquel suceso,

tu mejilla, de escrúpulo y de peso,

se te cae deshojada y amarilla.

El fantasma del beso delincuente

el pómulo te tiene perseguido,

cada vez más patente, negro y grande.

Y sin dormir estás, celosamente,

vigilando mi boca ¡ con qué cuido !

para que no se vicie y se desmande.

………………………………………….

Disfrutarlo, que mañana nieva

Publicar un comentario

Noticias sobre Asturias de Europa Press