domingo, 29 de enero de 2012

TIENE QUE LLOVER, A CÁNTAROS

 

Davos ve tres riesgos: el euro, Europa y la UE (El Pais)

 

Da la sensación que la crisis tiende a consolidarse. Mientras los países emergentes crecen, sin que eso disminuya significativamente las desigualdades y la pobreza, Europa declina como potencia.

Ambos hechos no parecen casuales. El capital productivo se mueve a aquellos países donde las condiciones sociales permiten una mayor explotación de la mano de obra.

El capital financiero prefiere especular con la deuda. Hace años que aprendieron a ganar sin crear riqueza ni ocupar mano de obra. Y la UE y las instituciones que la controlan (BCE, FMI) parecen diseñadas para ello.

Sarkozy anuncia una subida de impuestos y dice que Europa se estabiliza (Expansión)

De poco sirve que Sarkozy quiera salvar su trasero electoral diciendo que Europa se estabiliza. No resulta en absoluto creíble y da la medida de su falta de ideas y soluciones

Spanair confirma el cese total de operaciones y deja de volar (Público)

La CE quiere el control de los presupuestos griegos (Público)

Y si eso pasa en toda la UE, en aquellos países que están soportando la mayor presión de la crisis, en los países más débiles de este Casino financiero en que se ha convertido la antes floreciente Unión la situación se extrema aún más.

Los directivos escapan del paro (El Mundo)

Resulta curioso que mientras los trabajadores en general está sufriendo el cruel zarpazo del paro, entre los directivos este resulte más benigno.

Pero tiene una explicación sencilla. Este nuevo capitalismo descarnado necesita capataces que controlen a los ciudadanos y no están dispuestos a permitir que el control de la situación se les vaya de las manos.

Gobierno de España S.A. (Público)

Los ministros de Fomento, Ana Pastor; Exteriores, José Manuel García-Margallo; e Industria, José Manuel Soria, junto a ejecutivos de las grandes empresas españolas.

Si en los años siguientes a la Segunda Guerra Mundial los Gobiernos de Europa y EEUU fueron capaces de crear cierta racionalidad en la economía productiva y evitar una excesiva acumulación de riqueza, germen de todas las recesiones conocidas, parece que el actual proceso va en un sentido contrario. Los Gobiernos, cada vez de forma más patente, están en manos de los representantes de esa economía financiera.

¿La solución?. La solución somos todos, todos los trabajadores, todos los ciudadanos europeos que queremos una Europa mejor, más justa  y más solidaria.

DESPERTEMOS, YA

Publicar un comentario

Noticias sobre Asturias de Europa Press