martes, 30 de agosto de 2011

ALEA JACTA EST

Parece que la suerte está echada.

Como estaba previsto la reforma constitucional impuesta por no se sabe bien quien ni para que sirve fue aprobada dócilmente por sus Señorías del PPSOE.

La reforma inicia el trámite con los votos de PSOE, PP y UPN

http://www.publico.es/espana/393659/la-r...

El Congreso aprueba tramitar la reforma constitucional con los votos del PSOE, PP y UPN. Los grupos minoritarios critican con contundencia la reforma. Alonso niega que vaya a suponer un recorte social y Saénz de Santamaría pide más medidas.

Resultaba patético ver el Silencio de los Corderos en que se ha convertido el Congreso, laminado por los votos de esta mayoría PPSOE contra natura, apoyada por el rictus de amargura de Zapatero, el gesto de “yo no fui” de Rubalcaba y la mirada de “yo ni siquiera estoy aquí” de Rajoy.

Solo Antonio Gutierrez entre los diputados socialistas puso por delante su fidelidad a los principios y a los electores, antes que a los intereses egoístas de su posible reelección. Triunfó la sumisión al todopoderoso aparato.


Los votos de UPN, PP y PSOE han sacado adelante esta proposición de ley para reformar la Constitución y finalmente han contado también con el apoyo de los representantes de Izquierda Socialista, que en un principio se mostraron reacios a esta medida. En el Grupo Socialista, únicamente Antonio Gutiérrez votó en contra, rompiendo la disciplina de voto. También votaron en contra los 16 diputados de PNV, ERC-IU-ICV, BNG, UPyD y Nafarroa Bai y hubo 14 ausencias. Cuatro diputados del PP no se presentaron en el Congreso y los diputados de CiU alzaron las manos en señal de protesta durante el proceso de votación y renunciaron a su participación. Por parte de CC hubo dos abstenciones.

Ya puestos a reformar, creo que es momento de cambiar el art. 1 de la Constitución:

Artículo 1
1. España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político.
2. La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado.

Propongo a sus Señorías la eliminación del Apartado 1 y la redacción del apartado 2 en los siguientes términos:

2. La soberanía nacional reside en el mercado, en el Banco Central Europeo y en las Agencias de calificación de la que emanan los poderes del Estado (suponiendo que el Estado tenga poder).

¿No aumentaría esto la confianza en la deuda española?

Publicar un comentario

Noticias sobre Asturias de Europa Press