miércoles, 31 de marzo de 2010

PENITENCIA

Tengo que decir que en alguna media estoy de acuerdo con el Arzobispo.

Sanz ve un intento de convertir a "cualquier cura" en un pedófilo ( La Voz de Asturias - 31/03/2010 )

Es cierto que muchos sacerdotes, la mayoría, son personas que ejercen su profesión con honestidad, y en muchos casos con abnegación y sacrificio.

Mis respetos a todas esas personas (sacerdotes, monjas) que creen en algo y son coherentes con sus creencias.

Pero eso no puede hacernos olvidar a esa minoría que han cometido delitos sexuales contra menores, en total impunidad.

Ni podemos olvidar la ocultación de esos delitos por parte de la jerarquía de la Iglesia, en muchos países y durante muchos años. También en España.

Y tampoco debemos perder de vista que el origen de muchas de estas desviaciones es el inhumano voto de castidad al que está sometido el clero en contra de los naturales sentimientos de las personas en cuanto a la natural aspiración al amor, a la perpetuación y al normal impulso sexual.

Y también es culpable la Iglesia por su falta  transparencia, de cauces de participación democrática tanto del clero como de los fieles, y su funcionamiento opaco y oscurantista.

Por eso, recomiendo a la Jerarquía eclesiástica, que cumpliendo su propia doctrina practiquen los mandatos del sacramento de la penitencia:

  • Examen de conciencia.
  • Dolor de los pecados.
  • Propósito de la enmienda
  • Decir los pecados al confesor (en este caso confesar las culpas a la sociedad)
  • Cumplir la penitencia.

Así sea.

Publicar un comentario

Noticias sobre Asturias de Europa Press