domingo, 27 de septiembre de 2009

YO ME SUBÍ A UN PIANO VERDE

Imagina que coges un poema de Gabriel y Galan (Mi vaquerillo), otra de Gloria Fuertes, unas imágenes de la Televisión de hace muchos años, unas fotos de tus padres,  varios logotipos de marcas comerciales y unas cuantas canciones antiguas a las que les puedes cambiar la letra y un diálogo libre en el que puedes mezclar lo divino y lo humano.

¿Que harías con este material?. Yo no creo que fuese capaz de hacer nada coherente, ni que durase más de 5 minutos.

Pues lo coge Millán Salcedo, y junto con un pianista que además de poner la música de fondo aporta lo justo y necesario en los diálogos, monta un espectáculo de 2 horas en el que ríes, sonríes y te lo pasas estupendamente.

Iba a decir que el espectáculo es un show continuo, pero no es cierto. Porque no tiene continuidad en ningún momento. Salta de un tema a otro, cambia los ritmos, habla, canta y cuando no tiene una transición entre dos temas, simplemente corta mediante dos notas de pianno…y a otra cosa, mariposa.

No esperes un espectáculo con grandes análisis sociales o tesis políticas. Pero consigue divertir, entretener, juega con el sentido de las palabras y que pasa el tiempo casi sin enterarte.

Os lo recomiendo, si no sois muy beatos ni fans de Rouco Varela, en cuyo caso mejor que recéis el rosario o  hagáis alguna novena.

Publicar un comentario

Noticias sobre Asturias de Europa Press