viernes, 3 de julio de 2009

EL SAPO

Este poema quiero dedicárselo a mi amigo Anónimo, que me estará escuchando:

EL SAPO ***********
Con sus pupilas de cobre
Empapadas de dolor,
Yo lo vi llorando sobre
El cadáver de una flor.

Desde tiempo inmemorial
Este viejo enamorado
Vivió siempre arrodillado
A los pies del rosedal.

Y, en el campo del honor,
Venció a fieros batallones
De apazancas y escorpiones
Por la rosa de su amor.

Pero gentes despiadadas,
Una roja tarde en flor,
¡Lo mataron a pedradas
En el huerto del dolor

Es de un poeta boliviano que se llamaba Oscar Alfaro. Y como Gloria Fuertes escribía como un niño porque tenía el alma limpia y el corazón puro.
Publicar un comentario

Noticias sobre Asturias de Europa Press