martes, 3 de junio de 2008

« Y sin embargo se mueve » (Eppur si muove).

Esta frase, atribuida a Galileo Galilei y que parece que nunca pronunció, resume la confrontación entre la libertad de conciencia y los esfuerzos de cierta parte de la Iglesia (y en general de todos los poderes constituidos) por intentar imponer sus "verdades" al resto de los ciudadanos. En la segunda mitad del siglo XX parecía haberse avanzado hacia la libertad de conciencia, pero mira por cuanto, vuelve lo que los liberales (si,si, los liberales, los de verdad)llamaban un poco pomposamente fuerzas del oscurantismo:
NUEVA GUERRA DE LOS COLEGIOS CATOLICOS. Una asignatura científica para bachilleres enoja a la Iglesia
Sin embargo los tiempos cambian, y parece que los que ahora se llaman liberales ya no creen en los mismos principios que sus antecesores. Más bien quieren ser un freno al progreso científico y a la libertad de conciencia:
el tratamiento de cuestiones polémicas en los libros de texto. La Comunidad de Madrid instruye a sus docentes contra temas delicados
Mientras tanto, el PP sigue haciendo oposición...interna
Fraga se enfada, Aguirre se marcha y Gallardón recibe golpes de la prensa
Menos mal que algunos se dedican a hacer su trabajo:
EL CONFLICTO VASCO. Grande-Marlaska ordena quitar un nombre etarra de una plaza Por desgracia, todavía quedan algunos que en vez de hablar, puñan. Ellos sabrán el motivo, pero yo creo que cada uno usa lo que tiene:
Simpatizantes de ANV agreden a un edil del PSE de Pasaia y le provocan una brecha.
Bueno, como despedida, estos versos de Miguel Hernández, dedicados especialmente a todos los que quieren robarnos y limitarnos nuestra libertad:
yugos os quieren poner
gentes de hierba mala,
yugos que habréis de dejar
rotos sobre sus espaldas.
Crepúsculo de los bueyes,
está despuntando el alba.

(Fragmento de Vientos del Pueblo me llevan, de Miguel Hernández)
Publicar un comentario

Noticias sobre Asturias de Europa Press